¿Necesitas asesoramiento?

Estado de las pieles

Deshidratación dérmica

La deshidración dérmica es el proceso por el cual la piel pierde agua y su nivel óptimo en el estrato córneo es inferior al 10%. La deshidratación es una condición de cualquier tipo de piel (seca, grasa, mixta) que tienen falta de lípidos epidérmicos debido a una mala higiene facial con jabones y detergentes o a agentes externos. El aspecto de este tipo de pieles es cansado, apagado y con sensación de tirantez, de sequedad, y sensibilidad al agua caliente y a los jabones. Además los poros se ven aumentados.

Hay que diferenciar la deshidratación de la desnutrición:

- La deshidratación es el déficit en lípidos epidérmicos, agua, (responsables de fijar la humedad y crear una barrera a la permeabilidad de la piel) que puede darse en todo tipo de pieles y edades siendo el resultado una piel con aspecto apagado y con sensación de tirantez.

- La desnutrición es la falta de película hidrolipídica (lípidos epidérmicos, emulsión de agua, y lípidos sebáceos, grasas, que cubre la superficie de la piel y actúa como barrera complementaria frente a las toxinas) que pueden sufrir las pieles maduras no grasas dando un aspecto de piel áspera y descamada.