¿Necesitas asesoramiento?

Estado de las pieles

Intolelancia o reactividad

La piel intolerante o reactiva es aquella que reacciona de manera excesiva frente a agresiones normalmente bien toleradas, como un cambio brusco de temperatura, el viento, el frío, determinados productos dermocosméticos o incluso una emoción muy fuerte. Estas pieles manifiestan reacciones transitorias en forma de tirantez, picor incluso hormigueo, sensación de sofoco o de quemazón, acompañadas en muchas ocasiones de signos visibles, como enrojecimiento pasajero, mayor sequedad cutánea o una pequeña descamación. Fuera de las crisis provocadas por el contacto con los agentes externos mal tolerados, la piel parece normal.